¿Cómo hacer que el aire acondicionado no se congele?

Como expuse en otro artículo, la congelación de alguna de las partes de nuestro sistema de aire acondicionado es una de las razones principales para que este deje de funcionar o se rompa.

Para evitar que esto pase, es necesario llevar a cabo una serie de actuaciones preventivas y de mantenimiento con nuestro sistema de aire acondicionado que se exponen a continuación.

Evitar problemas con el flujo del aire

Como ya vimos anteriormente, el flujo de aire obstruido es una de las principales razones por las que los sistemas de calefacción y refrigeración funcionan mal o de manera ineficiente, provocando en última estancia la congelación de alguna de sus partes. Al igual que un filtro obstruido, las rejillas de ventilación y los conductos bloqueados impiden un flujo de aire adecuado.

Esto hace que su sistema trabaje más duro sin una forma de liberar el aire enfriado o calentado. ¿Están las rejillas de ventilación y los conductos libres de cualquier obstrucción? Su problema puede ser un conducto mal diseñado o instalado. En algunos casos, los conductos están bien instalados pero son del tamaño incorrecto para su casa o la capacidad.

Aparte de eso, ya que puede haber muchos culpables, es crucial realizar un mantenimiento preventivo del aire acondicionado de forma regular. Esto puede prolongar la vida útil de su aire acondicionado (ahorrando dinero a largo plazo) y evitar riesgos para la salud como la intoxicación por gas refrigerante debido a una fuga del mismo.

Para evitar fallos en el flujo de aire que puedan llegar a provocar la congelación de alguna de los componentes del circuito del aire acondicionado, siga las siguientes recomendaciones.

Revise y cambie su filtro de aire

En primer lugar, hay que mantener los filtros limpios. Si se trata de un sistema de aire acondicionado split, se pueden limpiar con agua y jabón teniendo en cuenta que para extraerlos siempre tendremos que asegurarnos de que el aparato no recibe corriente eléctrica antes de manipularlo por nuestra seguridad. Si se trata de un sistema de aire acondicionado central o bomba de calor, es mejor que lo haga un técnico especializado.

Además, cambiar el filtro de aire con regularidad no sólo es esencial para prevenir las congelaciones, sino que también es necesario para el buen funcionamiento del aire acondicionado y la calidad del aire interior. La mayoría de los expertos recomiendan cambiar el filtro de aire una vez cada tres meses, aunque algunos fabricantes pueden sugerir que se cambie el filtro de aire cada mes. Los cambios de filtro varían en función de factores como:

  • El tipo de filtro que tenga.
  • La presencia de niños o mascotas en la casa.
  • La estación del año y si vive en una zona con gran cantidad de polen.
  • Si un miembro del hogar fuma.
  • Si un miembro del hogar vive con asma, alergias, EPOC o afecciones cardíacas congestivas.
  • Las horas de uso que le de a su aire acondicionado.

Asegúrese de que el ventilador funciona correctamente

El ventilador de su aire acondicionado ayuda a llevar el aire frío a su destino y a sacar el aire caliente al exterior.

A medida que el aire se enfría dentro de su aire acondicionado, se vuelve más denso y no se desplaza tan bien. El ventilador ayuda a mover el aire frío «succionando» el aire caliente fuera de su casa, que el aire frío más denso mueve para reemplazar.

La eficacia con la que su aire acondicionado puede crear aire frío y empujarlo hacia fuera depende al 100% de que su sistema tenga el equilibrio correcto de flujo de aire y presión de aire.

A veces su ventilador puede romperse o dañarse durante el funcionamiento normal. Cuando su ventilador se estropea, cambia significativamente el flujo de aire dentro de su climatizador. Se acumulará demasiada condensación en los serpentines, y las gotas de agua no se evaporarán o drenarán adecuadamente.

Sin que el aire caliente se mueva sobre las partes apropiadas, un ventilador roto también puede causar que una línea de refrigerante se congele. Si su línea de refrigerante está congelada, tenga cuidado. El congelamiento puede fácilmente retroceder hasta su unidad condensadora en el exterior, causando problemas.

En cualquiera de los casos, tendrá que pedir a su técnico de climatización que eche un vistazo al ventilador. Además de comprobar la edad y el estado de desgaste general del ventilador y su motor, su técnico de aire acondicionado también puede comprobar la dirección de rotación del ventilador, la velocidad de rotación y la potencia de salida.

Revise sus rejillas de ventilación

Compruebe que las rejillas de ventilación (tanto de suministro como de retorno) están abiertas y no bloqueadas. Aleje los muebles de las rejillas de ventilación para que el aire pueda pasar fácilmente.  No cierre más de 2-3 rejillas de ventilación.  Aunque piense que está ahorrando dinero al enfriar menos área de su casa, podría estar restringiendo demasiado el flujo de aire y potencialmente hacer que su sistema de aire acondicionado se congele.

Revise su línea de drenaje de condensados

Su aire acondicionado enfría el aire circundante absorbiendo su calor latente y transfiriendo dicho calor al exterior. Toda la humedad que se condensó del aire antes húmedo termina en la bandeja de goteo del condensado, donde finalmente fluye fuera del aire acondicionado a través de un sistema de drenaje incorporado.

Si alguna parte de ese sistema se obstruye, el agua de la bandeja puede retroceder y acabar desbordándose. Y lo que es más importante, el exceso de humedad resultante puede hacer que el serpentín del evaporador sea más vulnerable a la congelación.  Si observa alguna obstrucción, intente utilizar la potencia de succión de una aspiradora de taller húmeda/seca para desalojar los residuos.

Programe una revisión anual de los niveles de fluido refrigerante

Los niveles bajos de refrigerante son un culpable sorprendentemente común cuando se trata de la acumulación de hielo en los sistemas de aire acondicionado. Cuando la unidad intenta funcionar con menos refrigerante del previsto, la caída de presión resultante puede hacer que las temperaturas del serpentín del evaporador caigan por debajo del punto de congelación.

Como parte de una puesta a punto de temporada, un técnico profesional realiza una inspección completa. Esto incluye la comprobación de los niveles de refrigerante y la carga si es necesario.

¿Cree que puede tener una fuga de refrigerante? Hay un par de señales. Por ejemplo, ¿su aire acondicionado sopla aire caliente? ¿Oye un silbido? Los técnicos instrumentos de medición para comprobar los niveles. Evite manipular los productos químicos del refrigerante, porque pueden ser tóxicos. Déjelo en manos de los profesionales.

Evite que la humedad lo empeore

La humedad alta hace que las causas que provocan que ciertas partes del sistema de aire acondicionado se congelen y la acumulación de hielo en el circuito se agraven y el proceso de congelación se acelere. Si el nivel de humedad dentro de su hogar es demasiado alto, podría enfrentarse a los siguientes problemas:

  • Las ventanas y los marcos de las puertas pueden expandirse, causando fugas de aire.
  • Las esporas de moho empiezan a crecer en su casa.
  • Las páginas de los libros empiezan a ponerse amarillas.
  • Las bacterias que causan enfermedades tendrán un entorno perfecto para crecer.
  • Los alérgicos y asmáticos pueden experimentar problemas respiratorios.
  • Su aire acondicionado trabaja horas extras porque tiene que trabajar más tiempo para absorber toda la humedad del aire.

Esto, a su vez, aumenta sus facturas de energía y la cantidad de condensación en las bobinas: demasiada condensación que no puede drenar resulta en un aire acondicionado congelado.

Para evitar altos niveles de humedad en su hogar, compre un deshumidificador o asegúrese que el sistema que utiliza para climatizar su casa lleva la función de deshumidificación incorporada.

Tenga en cuenta la temperatura del exterior

Una de las causas por las que la bobina del evaporador se congele es que la temperatura exterior sea varios grados menor que la del interior de nuestra casa. Por lo tanto, si hace fresquito fuera y calor dentro, la mejor opción es abrir las ventanas y dejar a nuestro aparato de aire acondicionado descansar.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayude a optimizar tu visita. No se utilizarán las cookies para recoger información de carácter personal. Puedes aceptar o rechazar su uso siempre que lo desees. Encontrarás más información en nuestra política de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar